martes, 26 de agosto de 2014

El maltrato psicológico como herramienta política

Ya toqué el tema del maltrato psicológico en el artículo de este blog "Cómo reconocer el maltrato en las relaciones de dominación/sumisión". Se suele entender que la manipulación psicológica y el chantaje emocional se da sólo en las parejas o entre personas que se relacionan íntimamente. Sin embargo, últimamente me ha llamado la atención como personas que denuncian el abuso psicológico a nivel íntimo parecen practicarlo, seguramente de forma inconsciente, a larga escala como herramienta política.

Me explico. Primero veamos cómo funciona en realidad la manipulación psicológica. Se basa en un grupo de emociones que controlan a nivel profundo las relaciones humanas y que tienen un gran impacto en la autoestima:

1.   La culpa nos hace sentirnos mal con nosotros mismos y repudiados por nuestro entorno social cuando infringimos sus normas.

2.   La vergüenza tiene un impacto negativo en la autoestima aún mayor que la culpa. El sentirnos ridículos, objeto de risas, bromas o lástima señala que hemos perdido prestigio en nuestro entorno social y nadie nos toma en serio.

3.   El miedo nos atenaza y nos inmoviliza. Nos hace vivir a la defensiva en vez de desarrollar nuestra creatividad y hacernos crecer como personas. Nos impide movilizarnos y defendernos de quien nos ataca.

4.   La compasión es una de las emociones humanas más loables, pero que puede ser explotada de forma muy eficaz para la manipulación psicológica. El maltratador se presenta como víctima merecedora de compasión, de tal manera que si no le otorgamos lo que quiere o, peor aún, nos defendemos de él, apareceremos ante los demás y nosotros mismos como poco compasivos, lo que generará culpa y vergüenza.

5.   La indignación es lo que moviliza al grupo social en contra de aquellos que infringen sus normas. Su efecto inmediato es generar culpa y vergüenza en aquellos contra los que va dirigida. Suele ir acompañada del sentimiento de superioridad moral (“self-righteousness” en inglés), una emoción que aumenta el ego del que la siente provocando una gran satisfacción consigo mismo.

Culpa, miedo, indignación
El manipulador psicológico utiliza este abanico de emociones para colocar a su víctima en una situación de dependencia en la que tiene que acatar sus deseos. No desaprovecha ninguna ocasión para hacer que su víctima se sienta culpable y avergonzada. Ni siquiera hace falta que ella haga algo malo, bastará con hacer que se identifique con otras personas que se comportan mal. El manipulador también se presenta como víctima, lo que genera empatía en su entorno social e impide que su víctima tome medidas defensivas. El victimismo es la base del chantaje emocional: el manipulador pretende ser alguien que necesita a su víctima, que resulta herido si ésta no accede a sus deseos, con lo cual puede, una vez más, hacerla sentirse culpable y avergonzada.

Pero debemos darnos cuenta de que estas emociones se utilizan también a gran escala como armas políticas. No digo que esto esté siempre mal. De hecho, la lucha política no-violenta se basa en hacer que los opresores sientan culpa y vergüenza de sus privilegios y sus acciones; en generar compasión por sus víctimas e indignación frente a los agresores. Por ejemplo, en los últimos años del Franquismo, las viñetas que salían en los periódicos ridiculizando al fascismo y sus instrumentos desempeñaron una gran labor en desgastarlo y movilizar a la opinión pública contra él.

Sin embargo, todas las armas pueden usarse para bien o para mal. Últimamente veo con preocupación como estas tácticas de manipulación psicológica son usadas indiscriminadamente para atacar a determinados segmentos de la población. Hace falta analizar este problema desde la perspectiva de la manipulación psicológica para hacer comprender a ciertas personas que no, no está bien hacer que alguien se sienta culpable o avergonzado por el simple hecho de ser hombre: “si eres hombre eres un violador potencial”. Tampoco está bien abusar de la compasión presentándose como víctima o como defensor autoproclamado de las víctimas. Por supuesto que hay víctimas, no lo estoy negando. Pero la mejor manera de ayudarlas no es iniciar una caza de brujas indiscriminada, culpando de su maltrato a personas inocentes, convirtiendo a alguien en sospechoso por el mero hecho de ser hombre.

También hay que tener cuidado con que, con tanto afán de prevenir los maltratos, estemos difundiendo miedo y visiones negativas del sexo como el origen de abusos, enfermedades y otros peligros, olvidándonos de que en la inmensa mayoría de los casos el sexo en una fuente de placer, intimidad, comunicación y felicidad. El miedo, como la culpa, la vergüenza y la indignación, son emociones negativas sumamente peligrosas, que se nos pueden ir de las manos con facilidad y hacer más daño de lo que pensamos. Y, por encima de todo, nunca confundamos la lucha genuina por mejorar la sociedad y aliviar el sufrimiento de la gente con sentimientos de superioridad moral y el engrandecer el ego a base de denostar a los demás.

Por cierto, a lo largo de este artículo he usado de forma deliberada el género masculino para el maltratador y el femenino para la víctima. Pero espero que quede claro, por lo que digo al final, que a nivel de ideologías se está dando mucho últimamente el caso inverso. En todo caso, lo justo es valorar el acto de por sí y no en función del sexo de quien lo ejecuta.

The ultimate weakness of violence is that it beget more violence.
With violence you can murder the hater but you just increase hate.
Hate cannot drive out hate.
Darkness cannot drive out darkness.
Only light can do that.
Only love can drive out hate.

La mayor debilidad de la violencia es que produce más violencia.
Con violencia puedes matar al que odia, pero producirás más odio.
El odio no puede eliminar la odio.
La oscuridad no puede eliminar a la oscuridad.
Sólo la luz puede hacerlo.
Sólo el amor puede eliminar al odio.

Martin Luther King

4 comentarios:

  1. Te agradecería corrigieses esa frase de "eres un violador potencial", que no escribí en el post y que se entiende que sí cuando se entrecomilla. Muchas gracias. :-)

    Este es el contexto de la frase, para que quede claro:

    "Lo mal que se entiende qué significa que un hombre sea violador potencial. No quiere decir que tienes un gen por el que se sabe que violarás antes o después. No quiere decir que vayas a violar, igual sólo serán abusos sexuales, o acoso. O nada. ¿Cuántas veces te ha disparado o encañonado la policía? Probablemente ninguna ¿Estoy diciendo que la policía va encañonando y disparando a todo el mundo? No. En lo que me centro en este ejemplo es que, aunque no lo hacen, hay dos factores que siempre están presentes: Uno, que sabes que si la situación con la policía llega a un enfrentamiento, podría llegar a usarla. Y dos, que es decisión de la policía si usa esa pistola o no, pero nunca sale sin ella. Siempre está ahí.

    Lo mismo sucede en general con la violencia y la cultura machista. No quiere decir que el 100% de los hombres sean violentos, pero sí quiere decir que el 100% de los hombres tiene la opción de usar una mayor fuerza física (en general) y de sentirse más arropados por su entorno en caso de que se haga público el abuso. Entre otros muchos privilegios. Y son ellos quienes deciden si usan o no ese “comodín” del que disfrutan. Esa la historia de siempre de los privilegios, que es normal que no veas, pero que los tienes"

    ResponderEliminar
  2. He corregido la frase a "si eres hombre eres un violador potencial", que creo que es idéntica a "que un hombre sea un violador potencial", que es lo que tú dices literalmente. Para mí, por mucho que quieras rizar el rizo, sigue siendo una frase sexista. Tu explicación no me vale, y el enlace que pones para apoyarla no habla de nada de eso. Si yo le dijera a alguien: "usted es un asesino potencial", lo más normal es que esa persona se ofendiera ¿no? Y aunque yo le explicara "no, que no he dicho que usted sea un asesino, he dicho que, si eligiera, podría serlo", seguiría igual de mosqueado. Y es que es normal, porque ese "no elegir" es lo que marca la diferencia entre un violador y quien no lo es, y un asesino y quien no lo es. Lo de "potencial" sobra, porque todos tenemos la potencialidad de ser muchas cosas que nunca llegaremos a ser ni por asomo. Incluso una mujer también tiene la potencialidad de ser una violadora, ya que existen casos de mujeres que han violado.

    Pero creo que lo importante es preguntarse ¿a cuento de qué vienen esos dos párrafos de argumentos traídos por los pelos? ¿De verdad crees que vas a prevenir alguna violación diciéndoles a los hombres que son violadores potenciales? Lo más que puede pasar es que algún hijo puta te diga "¡hombre, gracias por darme la idea!" Porque a la gente no se la convence convirtiéndolos en sospechosos instantáneos por el mero hecho de ser hombre. Eso no es más que un estereotipo sexista.

    Lo que ocurre cuando se dicen frases como esa es que se culpabiliza y se avergüenza a todo un grupo de personas, no por lo que han hecho, sino por el sexo con el que han nacido (sexismo). Como explico en esta entrada, la culpa y la vergüenza son instrumentos de maltrato psicológico. Por los tanto, estos dos párrafos que citas son un ejemplo de maltrato psicológico y de sexismo anti-hombre.

    ResponderEliminar
  3. Pues si tú lo dices... Discrepar es normal :-)

    ResponderEliminar