domingo, 16 de diciembre de 2012

¿Clítoris o punto G? La controversia en torno al orgasmo femenino



La versión oficial, la defendida por los sexólogos y otros expertos, es la siguiente. Existe un solo tipo de orgasmo femenino: el que es desencadenado por la estimulación, directa o indirecta, del clítoris. Aunque algunas mujeres sean capaces de alcanzar el orgasmo durante la penetración, esto se debe a que el pene estimula el clítoris indirectamente con sus movimientos en la vagina. Por lo tanto, el orgasmo vaginal propiamente dicho no existe. Las paredes vaginales están prácticamente desprovista de terminaciones nerviosas que puedan desencadenar el orgasmo. La eyaculación femenina es un mito, lo único que sucede es que algunas mujeres producen una gran cantidad de lubricación vaginal.

Por ejemplo, la sexóloga Raquel Díaz Illescas escribe en su blog Sexualidad Positiva: “Dejemos ya de hablar de una vez de aquello del orgasmo clitoridiano o el vaginal: hay simplemente un orgasmo. Otra cosa será la manera en que lleguemos a éste. Unas mujeres llegarán con más facilidad con la estimulación manual, otras con el rico y placentero sexo oral, otras con la motivación indirecta durante el coito, otras no tendrán problema en conseguirlo de cualquier forma y algunas estarán todavía esperando a tenerlo con la penetración. Lo que está claro es que el orgasmo femenino tiene como protagonista principal al clítoris.” (http://sexualidadpositiva.blogspot.com/2011/09/el-protagonista-de-los-orgasmos.html)

Sin embargo, existe otra versión, la que cuentan muchas mujeres (y sus amantes) que se han embarcado en una exploración minuciosa y profunda de su propia sexualidad. Según ella, existen al menos dos tipos de orgasmos distintos, clitoridal y vaginal, que difieren en la calidad de la sensación más que en su intensidad. El orgasmo vaginal se puede desencadenar independientemente de la estimulación del clítoris a través de un punto situado en la cara anterior de la vagina, el llamado punto Grafenberg (normalmente abreviado como “punto G”). A menudo, el orgasmo vaginal va acompañado de la emisión de un chorro de líquido claro que es claramente distinto de la orina o del exudado vaginal. Aunque muchas mujeres son incapaces de alcanzar el orgasmo vaginal de entrada, éste se puede entrenar a base de sensibilizar el punto G a base de masajes prolongados con el dedo.

¿Quién tiene razón? Para mí está muy claro que la segunda versión es la correcta. Digo esto basándome en mi experiencia personal con muchas mujeres, en cosas que he leído escritas por otras mujeres, y en hechos conocidos sobre la fisiología del orgasmo femenino. En primer lugar, debo decir que las mujeres varían enormemente en cuanto a su respuesta sexual. Es cierto que hay mujeres “clitoridianas” que son incapaces de alcanzar el orgasmo como no sea con la estimulación del clítoris. Pero también es cierto que hay otro grupo numeroso de mujeres “vaginales” que prefieren alcanzarlo con la estimulación vaginal, no sólo con el coito, sino que prefieren masturbarse a base de introducirse los dedos o consoladores en la vagina. Incluso conozco mujeres que no soportan la estimulación directa del clítoris, porque lo tienen tan sensible que esto le resulta desagradable o hasta doloroso. A otras les pasa justo lo contrario: su clítoris es más bien insensible, mientras que su vagina es una fuente mucho más fiable de placer. En cuanto a la eyaculación femenina, he sido testigo de ella en varias ocasiones. También he visto vídeos en internet que la muestran bastante claramente, aunque por supuesto esto es algo que es fácil de trucar. Pero cuando eres tú mismo el que la provoca, ya no existe margen de duda.
Las glándulas de Skene de acuerdo con un diseño hecho en 1953 por el Dr. Frank H. Netter

También existe evidencia científica de la existencia del punto G y de la eyaculación femenina. El punto G no está presente en la pared vaginal, sino que es un tejido situado inmediatamente debajo de su cara anterior, llamado las glándulas de Skene o glándulas uretrales o parauretrales (http://es.wikipedia.org/wiki/Gl%C3%A1ndulas_de_Skene , http://en.wikipedia.org/wiki/Skene%27s_gland). La función fisiológica de las glándulas de Skene sigue siendo un misterio; lo que sí está claro es que son análogas a la próstata masculina. A veces, durante la estimulación sexual, las glándulas de Skene producen un líquido inodoro y transparente que es emitido a chorros durante el orgasmo, formando la eyaculación femenina. Este líquido es distinto de la lubricación vaginal, que es producida por unas glándulas distintas, las glándulas de Bartolino (http://es.wikipedia.org/wiki/Gl%C3%A1ndula_vestibular_mayor ). Al contrario de la lubricación vaginal de estas glándulas, la secreción de las glándulas de Skene contiene marcadores bioquímicos similares a los producidos por la próstata masculina, como la enzima PDE5 (fosfodiesterasa específica de cGMP tipo 5) y antígeno específico de próstata. Recordemos que, en el hombre, la próstata es el órgano que fabrica el semen, en el que son suspendidos los espermatozoides que provienen de los testículos. Por lo tanto, en la mujer las glándulas de Skene producirían un líquido parecido al semen y es completamente apropiado llamar su secreción “eyaculación femenina”.

De hecho, el punto G y el fenómeno de la eyaculación femenina han sido conocidos desde la antigüedad en numerosas culturas (Korda, J. B., S. W. Goldstein, et al. (2010). "The History of Female Ejaculation." J Sex Med 7(5): 1965-1975). Son descritos por textos taoístas del siglo IV, en el Kamasutra hindú, y por Aristóteles y Galeno en el mundo occidental. Entonces, ¿por qué existe tanta controversia hoy en día en cuanto a su existencia? La razón, por increíble que parezca, es ideológica y política. En 1976 se publica el best-seller “El Informe Hite”, escrito por la feminista americana Shere Hite. En él se explica que para la mujer la mejor forma de alcanzar el orgasmo es masturbarse tocándose el clítoris, y que la estimulación interna de la vagina no es necesaria. Eso desencadena una crítica de los trabajos anteriores sobre el orgasmo femenino: el doctor Ernst Grafenberg es tachado de machista y acusado de haberse inventado el punto G con el motivo de convencer a las mujeres de practicar el coito vaginal, para así relegarlas a su función de reproductoras y proveedoras del placer masculino. También es acusado de machista Sigmund Freud. Por ejemplo, en su artículo Orgasmo femenino: ¿vaginal y clitoridiano?, la sexóloga Raquel Díaz Illescas escribe: “Freud decía que sólo las mujeres que habían alcanzado una madurez psicosexual eran capaces de disfrutar con el coito; las que lo hacían a través de la estimulación del clítoris eran unas inmaduras. (…) Fue el prestigioso Freud el primero que abordó la categorización de mujeres clitoridianas y mujeres vaginales, tratando así el tema en uno de sus más celebres trabajos “Tres ensayos sobre teoría sexual”; sin duda, una de las obras que revolucionó a la sociedad del momento y que tanto ha despistado a las generaciones que le sucedieron.” Al parecer, una buena parte de los sexólogos se ha apuntado a esta visión políticamente correcta sin pararse a examinar con el debido cuidado la evidencia a favor de orgasmos vaginales y la eyaculación femenina. Afortunadamente, hoy en día hay una nueva generación de feministas dispuestas a explorar en profundidad la sexualidad femenina y a rechazar los reflejos puritanos (por ejemplo, en contra de la pornografía y el sadomasoquismo) de las feministas de la vieja escuela. Y el punto G y la eyaculación femenina han vuelto a ponerse de moda.

Corremos incluso el peligro de caer en el extremo opuesto. Hoy en día proliferan artículos, vídeos e incluso cursillos que quieren enseñar a las mujeres cómo conseguir eyacular, o “squirt”, como se dice en slang inglés. La eyaculación femenina, de por sí, no me parece una meta importante. Al parecer, el tamaño de las glándulas de Skene varía mucho de una mujer a otra, y algunas pueden carecer completamente de ellas. Esto puede llegar a traumar a más de una, que se sentirá frustrada al no poder conseguir el nuevo galardón de la mujer realizada sexualmente. Por favor, no exageremos. Creo que lo importante es que nos demos cuenta de que  la sexualidad femenina existe en una gran variedad de formas. Hay que dejar que cada mujer explore su sexualidad a su manera, sin metas arbitrarias ni complejos, sino como una forma más de autoconocimiento y experiencia vital. De todas formas, el orgasmo vaginal tiene la capacidad de movilizar emociones de una forma en la que no lo hace el orgasmo clitoridal, y no es mala idea para las que no lo conocen intentar experimentarlo.

Referencias:

  1. Alzate H (1985) Vaginal eroticism and female orgasm: a current appraisal. J Sex Marital Ther 11:271-284.
  2. Dwyer PL (2012) Skene's gland revisited: function, dysfunction and the G spot. Int Urogynecol J 23:135-137
  3. Farmer MA, Maykut CA, Huberman JS, Huang L, Khalifé S, Binik YM, Apkarian AV, Schweinhardt P (2013) Psychophysical properties of female genital sensation. Pain 154:2277-2286. 
  4. Foldes P, Buisson O (2009) The clitoral complex: a dynamic sonographic study. J Sex Med 6:1223-1231.
  5. Jannini EA, Whipple B, Kingsberg SA, Buisson O, Foldes P, Vardi Y (2010) Who's afraid of the G-spot? J Sex Med 7:25-34.
  6. Kilchevsky A, Vardi Y, Lowenstein L, Gruenwald I (2012) Is the Female G-Spot Truly a Distinct Anatomic Entity? J Sex Med 9:719-726.
  7. Korda JB, Goldstein SW, Sommer F (2010) The History of Female Ejaculation. J Sex Med 7:1965-1975.
  8. Levin RJ (2008) Female orgasm: correlation of objective physical recordings with subjective experience. Arch Sex Behav 37:855; author reply 856.
  9. Puppo V (2012) The Grafenberg spot (G-spot) does not exist-a rebuttal of Dwyer PL: Skene's gland revisited: function, dysfunction and the G spot. Int Urogynecol J 23:247.
  10. Schubach G (2002) The G-spot is the female prostate. Am J Obstet Gynecol 186:850; author reply 850.
  11. Song YB, Hwang K, Kim DJ, Han SH (2009) Innervation of vagina: microdissection and immunohistochemical study. J Sex Marital Ther 35:144-153.
  12. Thabet SM (2009) Reality of the G-spot and its relation to female circumcision and vaginal surgery. J Obstet Gynaecol Res 35:967-973.
  13. Whipple B, Perry JD (2002) The G-spot: a modern gynecologic myth. Am J Obstet Gynecol 187:519; author reply 520.
  14. Zaviacic M, Ablin RJ (2002) The G-spot. Am J Obstet Gynecol 187:519-520; discusssion 520.


15 comentarios:

  1. Gracias, Dora. A ver si hablamos más de estas cosas, aquí o en tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Soy una de esas mujeres que distinguen los tipos de orgasmos, la sensación es diferente. Yo me masturbaba de toda la vida estimulando indirectamente el clítoris (directamente no me gusta nada, me siento volnerable e hiper sensible), hasta que me masturbé con un pepino (me pudo la curiosidad porque noté que me gustaba más los orgasmos con penes que conmigo misma y no podía permitir aquello). Luego me compré un vibrador especial punto G y tan feliz que soy.

    Gracias por lo científico que es tu artículo.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad: hace falta reconocer que las mujeres son distintas en su respuesta sexual. Lo importante es hacer lo que tú, experimentar hasta encontrar la mejor forma de satisfacerte. En cuanto a lo científico, intento no pasarme, ¡que me conozco!

    Muchas gracias por tu comentario. Espero verte otra vez por mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo.

      No sé dónde te he leído discutiendo sobre las diferencias cualitativas y cuantitativas entre orgasmos. Pues bien, en realidad supongo que depende de cada una (me encantaría saber de qué factores depende, si lo sabes me lo cuentas), pero es cierto que mi caso es: estimulación indirecta del clítoris, orgasmo rápido poco intenso; estimulación del punto g, orgasmo rápido muy muy intenso (si hay vibración,más); estimulación directa del clítoris como sexo oral, orgasmo intenso pero muy forzado (unos 40 minutos y requiere de una estimulación mental fuerte).

      Lo pongo aquí por si lo lee alguna otra mujer que se siente un poco apartada como yo, por esta moda de la clitorismanía. Y también como curiosidad.

      Te leo de cerca!

      Lujanas

      Eliminar
    2. Lo de las diferencias cualitativas y cuantitativas del orgasmo lo puse en el blog "La Pluma de Pandora". A lo que me refiero es que el orgasmo, como otras sensaciones, pude ser más o menos intenso (diferencia cuantitativa) o simplemente distinto (diferencia cualitativa). Una luz roja es cualitativamente distinta de una luz verde, por ejemplo. El roce del terciopelo es cualitativamente distinto del roce del estropajo. Etc, etc.

      Me gusta lo de la "clitorismanía"... Hay mujeres a las que no les gusta alcanzar el orgasmo estimulándose el clítoris, algunas por tenerlo demasiado sensible y otras demasiado poco... El caso es que con tanto énfasis en el clítoris que se pone hoy en día, ellas se sienten diferentes... puede llegar a hacer daño. Y habrá hombres que vayan a por el clítoris a piñón fijo, sin atender a explicaciones. "Tú déjame a mí, que yo tengo mucha experiencia en esto".

      Gracias por tu aclaración, seguro que le vendrá bien a más de una.

      Eliminar
    3. Hola!

      Sí que puede hacer daño, por ejemplo, haciendo que alguna chica se centre en el clítoris, no le resulte agradable, y no intente masturbarse de más formas.

      Por supuesto el orgasmo que yo tengo estimulando el punto g es cualitativamente distinto, yo no sé exactamente cómo decirlo, pero no es igual, la sensación me resulta diferente.

      Has investigado sobre otros tipos de orgasmos en la mujer en los que no hay duda que no estén relacionados para nada con el clítoris? Yo muchas veces pienso que sería capaz de llegar con los pezones, y alguna vez he buscado en google "orgasmo útero" por experiencias muy fuertes y diferentes con vibradores más largos y potentes.

      Un abrazo!

      Lujanas

      Eliminar
  4. He oído a mujeres hablar del "orgasmo de cuerpo completo"... por lo visto es una experiencia increíble. También he visto mujeres masoquistas correrse con una azotaina o un "caning", aunque no descarto que se estuvieran estimulando el clítoris inconscientemente cerrando las piernas. Lo importante es que el orgasmo se da en el cerebro y que la estimulación mental es fundamental. En cuanto al orgasmo de útero, no sé, me da un poco de miedo, porque el útero es un órgano interno y si se infecta, estás perdida. He visto fotos en internet de mujeres penetrándose el útero... creo que no hace falta llegar a esos extremos.

    ResponderEliminar
  5. Penetrándoselo!? yo había visto imágenes de lo que ocurre, y se supone que se "rodea" por fuera el útero estimulando las paredes, cosa que ocurre solo cuando hay gran excitación y lubricación interna.

    Muy interesante el orgasmo, y muy interesante el cerebro humano.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Al parecer, sí, la penetración del cérvix o útero con objetos delgados o incluso con el dedo es una práctica sexual alternativa, aunque bastante peligrosa.
      http://www.orgclinic.com/Is-Cervical-Penetration-Safe.html

      Eliminar
  6. Tendré que volver a buscar esas imágenes, porque la verdad es que me parecieron tan chocantes que quiero verificarlas.

    ResponderEliminar
  7. Hola Hermes:

    Tal y como cuentas la "versión oficial" esta avalada por estudios científicos y estos estudios dicen que sólo hay un tipo de orgasmo femenino.

    El otro lado está basado en especulaciones sujetas a muchos condicionantes, en las que los juicios y la subjetividad de las personas participantes, es más que probable, distorsionen los resultados y las conclusiones no sean más que meras conjeturas.

    Atentamente


    Sanney



    Sanney

    ResponderEliminar
  8. No, Sanney, no es eso lo que digo. La versión oficial de los sexólogos no está basada en estudios científicos sino en ideología. Por eso pongo una lista de referencias a estudios científicos al final de artículo, la mayoría de los cuales apoyan la existencia del punto G y del orgasmo que se produce al excitarlo... llámalo orgasmo vaginal o llámalo como quieras.

    El orgasmo es una experiencia subjetiva, no debe confundirse con su correlatos fisiológicos, por lo que es muy difícil evaluarlo de forma objetiva. ¿Qué criterios emplearías para decidir si los orgasmos producidos por estímulos distintos son el mismo orgasmo u orgasmos diferentes?

    ResponderEliminar