martes, 12 de abril de 2016

Un problemilla en Magaluf (2)

(Fragmento de mi nueva novela Escenas de poliamor)



Era un hotel de segunda categoría, situado fuera de la primera línea de playa. La habitación estaba decorada con pretensiones modernistas. Contenía una cama de matrimonio y dos sillones forrados de plástico. El cuarto de baño daba a un corto pasillo de entrada. Art caminó de forma mecánica a uno de los sillones y se desplomó sobre él.

Por suerte, la atención de Jack estaba completamente centrada en ella. Se apresuró a quitarle la ropa y se puso a sobarla por todo el cuerpo. La besó y ella respondió con la misma pasividad con que lo había hecho Art, quien los contemplaba con mirada inexpresiva, despatarrado en el sillón.

Jack se separó de ella y se desnudó apresuradamente, dejando caer su ropa descuidadamente al suelo. Tenía una fuerte erección.

¡Ya está, éste me folla ya mismo! Es una pena, porque a mí el que me gusta es Art. Puedo descubrir el percal: “¡Ja, ja, no estoy drogada! Parece que le diste el cubata equivocado a Art… ¡qué gracia! ¿verdad? ¡Bueno, adiós, buenas noches! Encantada de haberos conocido.”

No, un tío que va por ahí drogando a las chicas seguramente no se lo va a tomar con buen humor. Puede ponerse violento…

Aunque si sigo fingiendo y me dejo, sería una violación… No es que me vaya a quedar traumada, por peores cosas he pasado… Es sólo que me jode que un hijo puta como éste se vaya a salir con la suya. ¿Pero qué otra cosa puedo hacer?

Se moría de ganas de mear. Tampoco iba a ser muy agradable si la follaba con la vejiga llena.

Jack se le acercó. Le sobó un poco más las tetas y el culo. Le metió un dedo en la raja del coño.

-Wow! I got her really wet! Do you want to feel how wet she is, Art?

Era verdad: estaba muy mojada. La situación no dejaba de ser excitante.

-Art?

Jack dejó de manosearla y se volvió a mirarlo.

-Art, do you want to touch her, too?

Art balbució algo incoherente. Jack se le acercó y le cogió la cara entre las manos.

-What’s wrong with you, Art?

-I’m all right -dijo Art arrastrando las palabras.

-You are a real light weight, man! A little dope and a little booze and you’re out!

¡Tengo que hacer algo, enseguida!

La solución era muy sencilla. Cecilia dejó escapar el pipí, que cayó formando una pequeña cascada sobre el suelo. Jack lo oyó y se volvió inmediatamente a mirarla.

-What the hell are you doing, girl? Stop! Fuck! Fuck!

Intentó arrastrarla del brazo al cuarto de baño, pero ya era demasiado tarde. Su meada había terminado, dejando un gran charco de orina sobre el parqué. Jack la miró consternado.

-Shit! Look at the bloody mess you’ve made!

 Se volvió a mirar a Art.

-Art, give me a hand cleaning this up.

Art se levantó despacio del sillón y se arrodilló junto a ellos. Empezó a empujar la orina con las manos.

-What are you doing? Are you out of your mind?

Art levantó la vista hacia él con una expresión de incomprensión.

-What we need is something to soak it up. All right, wait here, I’ll take care of it…

Jack se metió en el cuarto de baño.

Esa era su oportunidad. No había un instante que perder.

-Where are the pills, Art? -le preguntó.

-The pills? -dijo Art con la mirada perdida en el vacío.

-Yes, the pills… The pills that he put in my drink.

-His pocket…

Cecilia se abalanzó sobre los pantalones de Jack y rebuscó en los bolsillos. Lo encontró enseguida: un sobre con algo dentro que parecían pastillas. No se detuvo a indagar, escondió el sobre en su puño y volvió a ponerse de pie en medio del charco de orina. Justo a tiempo: Jack salió del cuarto de baño con un puñado de papel higiénico y un par de toallas. Se quedó mirándola, pensativo. ¿La había visto moverse? Cecilia se concentró en mirar al vacío con la misma mirada perdida que tenía Art.

Jack le tiró las toallas y el papel higiénico a Art, quien seguía arrodillado en el charco de orina.

-Here, use this! -Luego se volvió hacia ella-. You’re a bloody mess! I better throw you in the shower.

La condujo al cuarto de baño. Cecilia lo siguió mansamente, metiéndose en la bañera cuando él la llevó hasta el borde. Jack abrió la ducha. Un chorro de agua fría le cayó directamente sobre el pubis. Se estremeció un poco, pero no intentó esquivar el agua. Al menos ya no tendría que pasar más tiempo mojada con su propia meada.

Jack la miró un momento, luego se dio la vuelta y salió del cuarto de baño.

Cecilia respiró aliviada. Había estado temiendo que descubriera el sobre de pastillas en su puño. Salió inmediatamente de la bañera y lo miró: el papel estaba todavía bastante seco. Prestó oído a lo que pasaba en la habitación. Jack le decía algo a Art, luego oyó un sonido a chapoteo. Al parecer, Jack se había puesto a recoger él mismo el pipí del suelo con las toallas. Eso le daba unos segundos.

Con el corazón latiéndole a todo trapo, vació el sobre junto al lavabo. Dentro había tres pequeñas píldoras blancas. ¿Qué hacer? Había dos vasos de cristal que sobre el lavabo. Si le pasaba como a ella, Jack tendría sed después de bailar en la discoteca. Rápidamente, aplastó una de las pastillas con el culo de un vaso y empujó el polvillo resultante al borde del lavabo y dentro del vaso. Dejó ese vaso junto al lavabo y escondió el otro tras la taza del váter. Tiró el sobre y el resto de las pastillas al váter.

Jack le decía algo a Art en el dormitorio. Sonaba irritado. Corrió a volver a meterse bajo la ducha, dejando que le cayera el agua fría en la cara para despejarla. Cuando abrió los ojos vio que Jack la miraba desde la puerta.

-No estás drogada… ¡Estás pretendiendo! -exclamó.

Cecilia permaneció inmóvil bajo el chorro de agua fría, deseando contra toda esperanza que Jack decidiera que se había equivocado.

Él abrió la cortina de la ducha de un golpe y cerró el grifo.

-¡Maldita perra! ¡Has drogado a Arthur!

Siguió fingiendo su pose de zombi. Era lo único que podía hacer.

Jack la hizo volverse hacia él de un tirón en el brazo. Luego le sacudió un bofetón con el revés de la mano, derribándola en la bañera.

¡Cómo he podido ser tan tonta de pensar que podía ganar a este juego! ¡Tenía que haberme marchado en cuanto me di cuenta de lo que hacían!

-¡Para de pretender! ¡No me engañas! ¡Te voy a enseñar!

Jack la miraba apretando los puños, el rostro contraído en una máscara de ira.

Intentó ponerse en pie. Quizás podría salir corriendo de la bañera y escapar a la calle, aunque fuera desnuda. No sería la primera vez que huía desnuda por las calles. Seguramente alguien la ayudaría.

Jack la volvió a derribar de un tortazo. Se metió en la bañera y la emprendió a patadas con ella. Cecilia se hizo un ovillo en el fondo de la bañera, intentando encajar los golpes lo mejor que podía. No pudo evitar sollozar de miedo y de dolor.

Jack dejó de pegarle. Lo oía jadear sobre de ella. Oyó abrirse un grifo y correr el agua. Se atrevió a abrir un ojo y mirarlo a través de sus greñas.

Jack estaba bebiendo del vaso que había dejado sobre el lavabo.

Volvió a cerrar los ojos, antes de que su mirada la delatara.

¿Se habrá disuelto la pastilla en el agua? ¿Cuánto tiempo tardará la droga en hacerle efecto? ¿Media hora? ¡Joder, en ese tiempo pueden pasar muchas cosas! Como siga pegándome me va a hacer daño de verdad.

-¡Por favor, no me pegues más! -le suplicó entre lágrimas-. Haré lo que tú me pidas. ¡Cualquier cosa!

Jack la agarró del pelo y la levantó hasta ponerla de rodillas. Acercó su cara a su polla. Estaba empalmada.

-¿Sí? ¿Vas a chupar mi polla?

Cecilia la cogió en la mano. Iba a metérsela en la boca cuando Jack la volvió a derribar de un tortazo.

-Para morderla, ¿verdad? ¡No guapa! Conozco los trucos. No… ¡Voy a darte por culo!

La volvió a agarrar del pelo para hacerla ponerse en pie. La hizo salir de la bañera y le tiró una toalla.

-¡Seca!

Cecilia empezó a secarse cuidadosamente, sin quitarle la mirada de encima por si volvía a pegarle. Lloraba de rabia. Tenía magullados los muslos, el culo y la espalda. Le ardían las mejillas de los bofetones y tenía el labio hinchado. Pero ahora al menos tenía la esperanza de poder ganarle la partida. Se puso a secarse el pelo con la toalla, intentando ganar tiempo.

Jack, obviamente, no estaba dispuesto a dejarla. Le quitó la toalla de un manotazo y la empujó fuera del cuarto de baño.

Art estaba todavía arrodillado en el suelo, frotándolo fútilmente con una toalla.

-Leave that, you dumb fool! Come on! Stand up!

Jack agarró a Art de las manos y lo hizo ponerse en pie. Él se quedó  mirándolos con gesto inexpresivo. Jack negó con la cabeza.

-I guess you’re in no shape to fuck her… Well, too bad!

La volvió a agarrar del pelo y la empujó sobre la cama, dejándola doblada sobre el borde. Cecilia supo lo que se le avecinaba y apretó los puños con impotencia. Disimuladamente, se volvió a mirarlo. Estaba frotándose la polla para aumentar su erección. Se escupió en la mano y se le acercó por detrás. Lo de que le iba a dar por culo iba completamente en serio. Así, con un poco de saliva por todo lubricante, iba a resultar doloroso.

(Continuará)

4 comentarios:

  1. La cosa está que arde (casi tanto como el culo de ella dentro de poco)

    ResponderEliminar
  2. ¡Bueno, bueno, no adelantemos acontecimientos, que Cecilia es mucha Cecilia!

    ResponderEliminar
  3. ¿Se entiende el inglés? He querido hacerlo más realista dejando que los personajes hablen en el idioma que les corresponde. En la novela habrá un hiperenlace a la traducción.

    ResponderEliminar
  4. Perfectamente; además, así le da el "aire" que corresponde.

    ResponderEliminar