Juegos de amor y dolor

Estoy enamorado de una mujer que sólo existe en mi imaginación. No, no estoy loco. La mujer en cuestión se llama Cecilia Madrigal y es la protagonista de mi trilogía Voy a romperte en pedacitos. La primera novela de la trilogía es Juegos de amor y dolor

Crear a Cecilia requirió un cierto trabajo. Una de las reglas de una buena historia es que la protagonista tiene que sufrir una profunda transformación, así que decidí empezar con una Cecilia que fuera el polo opuesto de lo que quería que fuera al final. Quería acabar con una mujer sexualmente liberada y rebelde, así que al principio hice que fuera lo contrario: una meapilas simpatizante del Opus Dei con unos padres muy fachas. La primera Cecilia que describí no me gustó, era demasiado cerebral, fría y obsesiva, pero en cuanto me puse a describir su sexualidad reprimida y sus fuertes contradicciones internas resultó un personaje mucho más humano y atractivo. Me di cuenta de que la transformación que Cecilia necesitaba sufrir era la misma por la que yo pasé a los quince años… yo también era un meapilas del Opus, frío, cerebral y sexualmente reprimido. Así que los primeros dos capítulos de Juegos de amor y dolor fueron muy autobiográficos. Empiezo con un suceso real de mi vida: una parada del autocar en el que veíamos de un cursillo de esquí en los Alpes en Perpiñán, para ver películas porno. En el segundo capítulo Cecilia tiene una crisis de fe que la hace abandonar el Opus Dei y el catolicismo, que en el fondo no es sino una recapitulación de mi propia crisis de valores a los quince años. La decisión de Cecilia le abre el camino a su exploración del sexo y el sadomasoquismo con Julio, algo que yo experimenté bastante más tarde en mi vida.

En una novela, el personaje “punto de vista” es aquel a través de quien experimentamos lo que sucede en la historia: vemos a través de sus ojos, oímos a través de sus oídos y sentimos sus emociones. Muchas novelas usan varios personajes punto de vista. Otra técnica es la llamada “punto de vista omnisciente” en la que se permite al lector acceder a la mente de todos los personajes. El problema de utilizar varios punto de vistas o el punto de vista omnisciente es que eso hace que el lector se sienta alejado emocionalmente de los personajes. Yo quería conseguir el efecto contrario: que el lector se sintiera completamente identificado con Cecilia para que así sus emociones se vivieran como propias. Este truco funcionó tan bien que yo fui el primero en identificarme completamente con Cecilia. Así fue como me enamoré de ella.

El identificarse con la protagonista está muy bien, pero tiene un problema: toda buena historia tiene que tener conflicto y drama, lo que significa que Cecilia tenía que pasarlo mal. El escritor es como un dios en lo que se refiere a la historia, él es quien decide lo que pasa y lo que deja de pasar, hasta lo que piensan y sienten los personajes, lo que te pone en la tesitura de tener que torturar ese personaje que tú mismo has creado y a quien has llegado a querer tanto.

En las tres novelas de Voy a romperte en pedacitos hay unas setenta escenas de sexo, todas radicalmente distintas. ¿De dónde saco tanta variedad? En primer lugar, la propia lógica de la trama proporciona el marco emocional en el que ocurre la escena de sexo y eso ayuda a hacerla única. Para mí, algo fundamental es que la escena de sexo tiene que formar un continuo con el resto de la historia. El poder de una escena de sexo se manifiesta en cómo transforma a los personajes. Eso quiere decir que es mejor que los personajes tengan problemas al follar; como ocurre con la trama principal, una escena de sexo es más excitante cuando hay conflicto. Sin embargo, creo que el sexo tiene que ser bonito y positivo, aborrezco esas historias eróticas en las que el sexo se presenta como algo asqueroso, deprimente o denigrante para los personajes. En segundo lugar, las escenas de sexo salen de mis fantasías eróticas. Como señala la escritora Susie Bright, para que una escena de sexo funcione tiene que ser honesta, es decir, tiene que excitarte a ti mismo. No vale juntar unos cuantos ingredientes y decir “seguro que esto los pone cachondos”. En tercer lugar, algunas de las escenas que describo se basan en cosas que he hecho o que he visto hacer en locales donde se practica el sadomasoquismo en público.

Mi relación con Cecilia no tiene nada de platónico, cada vez que escribo una escena de sexo es como si hiciera el amor con ella. Es una experiencia increíble, una de las cosas más eróticas que he hecho en mi vida. Y, aunque no soy nada celoso en la vida real, Cecilia me inspira unos celos enormes. Me horroriza la idea de que alguien pueda cambiar mi historia. Esa fue la razón principal que me llevó a autopublicarme. Ya sé que se alaba mucho a los editores y a los esfuerzos que hacen para ayudarnos a los escritores, pero no, gracias, me gusta mi novela tal y como es. Me he pensado a fondo cada uno de sus detalles y si me he equivocado en algo prefiero dejarlo así. Por otro lado, me consta que sigue habiendo mucha censura en el mundo editorial, sobre todo cuando se trata de las escabrosas cuestiones de religión, política y sexualidad que abordo en mis novelas. No me toquéis a Cecilia. Si no sois capaz de amarla como es, prefiero que la dejéis. A ella nunca le faltará quien la quiera.

Juegos de amor y dolor está a la venta como libro electrónico en


Smashwords.com
Todos los formatos digitales: EPUB (iPad), MOBI (Kindle), PDF, RTF, LRF, PBD, TXT, HTLM
Precio $3.99

Amazon Kindle España (Amazon.es)
Sólo formato MOBI para la tableta Kindle
Precio 3.11€

Amazon Kindle (Amazon.com)
Sólo formato MOBI para la tableta Kindle
Precio $3.99

Extensión: 492 páginas, 182,965 palabras

Sinopsis

Es enero de 1976, Franco acaba de morir, y Cecilia Madrigal se ha ido a esquiar a Los Alpes con un grupo de universitarios. Cecilia es una chica estudiosa, deportista, respetuosa con sus padres y fuertemente influida por el Opus Dei. Su padre es un funcionario franquista dedicado a la censura; su madre, un ama de casa beata, y su hermano Luis, un joven fascista aficionado a la violencia. En la estación de esquí de Los Alpes Cecilia ha conocido a Julio Alcedo, ateo y librepensador, por quien se siente atraída a pesar de darse cuenta de la mala influencia que es para ella. La historia comienza en el viaje de regreso a Madrid. El autobús en que viajan hace una parada imprevista en Perpiñán, donde Cecilia y Julio ven juntos Historia de O. Esa película le descubre a Cecilia sus fantasías masoquistas. Ella se las acaba revelando a Julio, quien a su vez le confiesa que es sádico. De vuelta en Madrid, Cecilia se ve envuelta en un profundo conflicto entre su atracción por Julio y sus creencias religiosas y, tras intensos debates con su confesor del Opus Dei, acaba por abandonar el cristianismo. Aunque ya está liberada de sus trabas religiosas, Cecilia se resiste a dar rienda suelta a su sexualidad. Julio irá venciendo su resistencia poco a poco, guiándola en una exploración de los misterios del sexo y el sadomasoquismo. Al mismo tiempo el país entero se adentra en los profundos cambios político-sociales de la Transición. Julio y Cecilia se dan cuenta que su propia liberación personal es parte de ese proceso y deciden que el erotismo pude servir como instrumento de cambio social, lo que llaman la “revolución erótica”. Pero una serie de fuerzas oscuras amenazan el idilio de Cecilia con Julio. Luis no aprueba la nueva vida de su hermana y se dedica a hacerle la vida imposible en casa, enfrentándola con su padre. Laura, una antigua amante de Julio, empieza a coquetear con él mientras le hace promesas de amistad a Cecilia. Por su parte, Cecilia se siente atraída por el compañero de escalada Julio, Lorenzo, un joven mecánico que milita en el PCE y tiene un problema de timidez con las mujeres. También tiene un encuentro inesperado con Johnny, un hombre de negocios con experiencia en los círculos sadomasoquistas de Estados Unidos. Ajena al peligro que corre su felicidad, Cecilia se adentra cada vez más en una temeraria persecución de sus fantasías sadomasoquistas.

Retazos de la novela


Artículos en el blog


Índice 

Prefacio
Prefacio a la segunda edición
Prólogo - Retrato de Cecilia
Capítulo 1 - Secuestro en Perpiñán
Capítulo 2 - Cumplir la penitencia
Capítulo 3 - Virgen en París
Capítulo 4 - El poder del desnudo
Capítulo 5 - La revolución erótica
Capítulo 6 - Acuerdos y desacuerdos
Capítulo 7 - Tormentas de verano
Capítulo 8 - Secretos y mentiras
Capítulo 9 - La vara rota
Continuará…
Agradecimientos
Sobre el autor

Lista de canciones

La música jugó un papel muy importante en la creación de esta novela. El nombre de Cecilia fue inspirado en la canción de Simón y Garfunkel, y también en la cantautora española que falleció trágicamente en 1976, el año en que empieza mi historia. Luego se fueron hilvanando una serie de canciones, que me evocaban el sentimiento que quería darle a cada pasaje. Con ellas fue construyendo una “playlist” en mi iPod, que escuchaba en el coche para sacar a flote las emociones que luego plasmaría en el texto. Muchas de las letras de estas canciones contienen mensajes que conectan con los aconteceres de la trama.

One of These Days - Pink Floyd

Primera canción del álbum Meddle de Pink Floyd. Se trata de una canción más bien extraña, que describo en el libro. Su única letra es un gruñido que dice “One of these days I’m going to cut you into little pieces!” (“¡Uno de estos días te voy a cortar en pedacitos!”), que Julio y Cecilia adoptan, cambiando “cortar” por “romper”, como una contraseña de su relación. El “romper en pedacitos” se refiere al sadomasoquismo, donde se hace daño para causar placer, y también al riesgo que se corre al enamorarse: que tu amor te rompa el corazón en pedacitos.

Histoire d’O - Pierre Bachelet

El tema musical de la película Historia de O,  junto con el de la película Emmanuelle, se ha convertido en un clásico de la música erótica. Ambos temas fueron compuestos por el músico francés Pierre Bachelet. Este tema está lleno de misterio y seducción y a Cecilia se le quedará grabado en la memoria.

Cecilia - Simon & Garfunkel

Esta canción compuesta por Paul Simon es la tercera del álbum Puente sobre Aguas Turbulentas, que se lanzó al mercado al final de los años 60. Por lo tanto, no es un anacronismo que Cecilia la conociera a los trece años. Su ritmo complejo era muy innovador, así como su letra erótica que cuenta como el amante de Cecilia la abandona en mitad de hacer el amor para lavarse la cara, y cuando vuelve a la cama se la encuentra follando con otro. Esta canción también inspiró a la cantautora Evangelina Sobredo para tomar como nombre artístico “Cecilia”. Ambas cosas, y una mujer masoquista y atractiva que también tiene ese nombre, me inspiraron a mí a escoger ese nombre para mi protagonista. A lo largo de la novela, esta canción servirá para evocar el conflicto entre los dos hermanos Madrigal.

Suzanne - Leonard Cohen

Leonard Cohen es el cantante favorito de Cecilia, y jugará un papel importante en la historia. Esta canción melancólica trata sobre un amor loco, como el que Cecilia siente por Julio.

Pange Lingua - The Friars of St. Savior’s Monastery

En el piso del Opus Dei al que va Cecilia cantan el Pange Lingua los viernes por la noche, después del rosario. Esta canción en latín evoca la belleza oscura del catolicismo más tradicional.

Dama Dama - Cecilia

En su primer encuentro con Laura, Cecilia escucha esta canción y otras más de la célebre cantautora cuando regresan a Madrid después de esquiar en Valdesquí. Cecilia sospecha que esta canción describe a una mujer como su madre, pero se equivoca completamente.

Everything’s Alright - Jesus Christ Superstar

En medio de su crisis religiosa, Cecilia anhela poder amar a Jesucristo como la ama María Magdalena en esta preciosa canción. En realidad, el álbum y la película Jesus Christ Superstar fueron rechazadas como heréticas por el catolicismo tradicional.

Entangled - Genesis

El título de esta canción significa  “Enredada”, por lo que es apropiada como trasfondo de la primera sesión de bondage de Julio y Cecilia.

O’ Comme Histoire d’O - Pierre Bachelet

El tema de “Historia de O” reaparece cuando Julio y Cecilia van al Parc de Montsouris de París, el sitio donde empieza ese clásico de la literatura erótica.

My Love - Paul McCartney &The Wings

Esta canción es una de las más empalagosas de Paul McCartney, pero representa bien el amor que siente Cecilia por Julio mientras en la primera de las fiestas del 20-N que sirven como hitos de nuestra historia. Sonaba continuamente en la radio en los años 70.

Money - Pink Floyd

Otra canción emblemática de los años 70, que ha mantenido su popularidad desde entonces. Cecilia la elige para hacer el striptease porque es una de las favoritas de Julio. El marcado ritmo del bajo del principio marca los contoneos de Cecilia. La canción van subiendo hacia un clímax de punteo de guitarra eléctrica del incomparable David Gilmour, que sirve de trasfondo al desnudo final de Cecilia.

Libertad Sin Ira - Jarcha

Ésta es, sin duda, la canción emblemática de la Transición. Censurada al principio, luego fue utilizada por el gobierno de UCD para promocionar el cambio democrático sin violencia. Sonaba a todas horas, en la televisión y en furgonetas con altavoces en el techo. Irrita a Luis y al padre de Cecilia, que ven en ella el símbolo del final del franquismo.

Imagine - John Lennon

Sin duda, la obra maestra de John Lennon, esta canción es un himno a las ideas más utópicas y progresistas. Canta al final de la guerra, la religión y la avaricia del capitalismo. Julio la utiliza para inaugurar la buhardilla, su nido de amor con Cecilia.

(I Can’t Get No) Satisfaction - The Rolling Stones

Cecilia es la que no puede encontrar satisfacción sexual, por el juego al que la tiene sometida Julio durante la fiesta de nochevieja al final de 1976. Una canción que sonaba en todas las discotecas y las fiestas durante los años 70.

Thick As A Brick - Jethro Tull

Esta canción ocupaba las dos caras de unos de los antiguos LPs, con una única interrupción para darle la vuelta al disco. Tema musical complejo, con letras que evocan lo medieval. Julio la pone en la buhardilla mientras espera a Cecilia. Los dos están peleados…

La Internacional - Quilapayún

Éste es el himno del comunismo, interpretado en español de forma magistral por el grupo chileno Quilapayún. A muchos de los jóvenes que vivimos la Transición nos emocionó el oírlo en la calle por primera vez, aunque no éramos comunistas, porque quería decir que por fin había llegado la democracia. En la novela, la oímos en Vallecas, cuando Cecilia y Julio van a visitar a Lorenzo, su amigo comunista, en plena campaña electoral.

Entre Dos Aguas - Paco de Lucía

Otro tema característico de los 70. Representa el entorno obrero en el que vive Lorenzo, cuando Cecilia le ofrece un regalo de cumpleaños poco usual.

Stairway To Heaven - Led Zeppelin

Esta canción simboliza la relación entre Cecilia y Johnny. Ella se apodera de la metáfora del título, diciendo que no compra “escaleras al cielo”, sino que las vende. A partir de entonces, Johnny utilizará ese código para pedirle una cita.

Birthday - The Beatles

Con Julio y Lorenzo en Los Alpes y Laura en Mallorca, Cecilia no tiene amigos con quién celebrar su cumpleaños, hasta que surge una oportuna cita con Johnny.

And You And I - Yes

Julio pone esta larga y compleja canción de Yes mientras le hace el amor a Cecilia en la buhardilla. La letra habla del viaje de dos amantes por paisajes de fantasía. Escuchándola, Cecilia anticipa la felicidad que la espera en compañía de Julio, ajena al desastre que se avecina.

If You Leave Me Now - Bee Gees (compuesta por Chicago)

Cecilia se abraza desesperadamente a Julio mientras bailan al son de esta canción en la segunda fiesta del 20-N. La conversación que tiene con él a continuación, mientras deambulan por las calles del Madrid antiguo, está inspirada en la letra de esta canción.

4 comentarios:

  1. ¿El enlace a Amazon.es es el de la segunda edición del libro, la corregida, o la primera? En la descripción no dice nada. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Sí, es la segunda edición. Retiré la primera edición de todos los sitios donde publico: Amazon, Smashwords y todos los sitios suplidos por Smashwords. Así que si alguien compra el libro ahora, compra la segunda edición. Esto se puede comprobar en la página de copyright al principio del libro.

    ResponderEliminar
  3. Hasta el 30 de diciembre este libro se puede descargar gratis de Smashwords.com usando el siguiente cupón: JP74B. En enlace con Smashwords está al principio de esta página.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, acabo de descargármelo!! Un gran regalo de Navidad. Un saludo

    ResponderEliminar