jueves, 16 de enero de 2014

Una vida de ser y una vida de hacer

Intenta elegir con cuidado, Arren, a la hora de las grandes decisiones.
Cuando era joven
tuve que elegir entre una vida de ser y una vida de hacer.
Y salté hacia la última como una trucha a una mosca.
Pero cada cosa que haces, 
cada acto,
te ata a sí mismo y a sus consecuencias,
y te obliga a actuar una y otra vez.
En raras ocasiones encuentras un lugar,
un momento como éste,
entre acto y acto,
cuando puedes detenerte
y simplemente ser.
O preguntarte quién,
en definitiva,
eres tú.

Ursula K. LeGuin, La costa más lejana
(traducido por Hermes)

3 comentarios:

  1. Este precioso párrafo está escrito en prosa en el original. Hace varios años, cuando mi hija aún no sabía leer, le solía leer cuando se iba a la cama. Cuando leí este trozo la voz se me cogió a la garganta, impresionado por lo bonito que era. No sólo es tremendamente profundo, sino que tiene un ritmo auténticamente poético. Probé a trocearlo en versos y me di cuenta de qua las frases claves van disminuyendo en longitud, apuntando a esa frase clave al final: ¿quién eres tú? El koan esencial. Cuando se centran las líneas el poema queda en forma de punta de flecha, como si apuntara a alguna dirección fundamental.

    ResponderEliminar
  2. ¿Puedo mandarlo para copiarlo al blog de la libélula? Citando tu blog y al autor de la traducción, por supuesto.

    ResponderEliminar
  3. Sí, claro. Me gustaría darlo a conocer, pues muy poca gente repara en él al leer la novela. Además, seguro que le ponen un foto muy chula.

    Ursula K. LeGuin volcó en esto sus conocimientos de filosofía Taoista. También hay referencias a la idea del karma. No tiene desperdicio.

    ResponderEliminar