domingo, 9 de diciembre de 2012

¿Por qué se es sadomasoquista?



El siguiente diálogo fue extraído de mi novela “Juegos de amor y dolor”. Los protagonistas, Cecilia y Julio, están en un bar del casco antiguo de Madrid preguntándose sobre los orígenes de su relación sadomasoquista. 
Dibujo por pattydraws, descargdo de FetLife.com con permiso de la autora
 -Si te fijas, con lo del sadomasoquismo no hacemos más que escenificar esos castigos físicos con que nos aterrorizaban cuando éramos niños: los azotes en el culo con la mano, la vara o el cinturón -dijo Julio-. Tal vez con eso queramos exorcizar el miedo y la vergüenza que sufrimos.

-Sí, pero también hacemos otras cosas, no sólo dar azotes: me atas, me sometes, me follas a lo bestia -dijo Cecilia.

-Puede que no sólo queramos conjurar los tormentos que nos hacían sufrir de niños, sino también las cosas que nos asustan como adultos: la cárcel, la tortura, la violación. Lo que hacemos son rituales que representan todo eso, sólo que suavizado para hacerlo soportable.

-Sí, es lo que yo había pensado, sólo que tú lo explicas mucho mejor.

-Bueno, vete a saber. Me gusta esa idea, pero no podría demostrarte que es verdad. Puede haber otras explicaciones. Por ejemplo, a lo mejor es que hemos interiorizado la represión sexual con la que nos han estado machacando toda la vida. Aunque conscientemente hayamos decidido que el sexo está bien, inconscientemente todavía nos hace sentirnos culpables, así que rodeamos el sexo de actos de dolor y de castigo para expiar esa culpa.

-No sé, esa explicación me suena demasiado freudiana. Me gusta más lo que decías antes, que el sadomasoquismo es algo que nos puede curar del daño psicológico que nos hace la sociedad.

-Es posible que las dos cosas sean verdad, porque están conectadas. El castigo corporal forma parte de esta cultura de rechazo al placer. Se nos enseña a asociar al cuerpo con el dolor. De la misma forma, nos convencen de que el trabajo y el estudio son cosas que hay que hacer a base de sufrir, de apretar los dientes y luchar contra nosotros mismos. Pero tú y yo sabemos que no es verdad, que se puede ser feliz trabajando y estudiando si consigues conectar con la parte de ti mismo que está llena de curiosidad y de creatividad.

-Me estoy acordando de lo que decía Aldous Huxley en La Isla, que el creer en un Dios que es enteramente “otro” o enteramente “uno mismo” está en relación con el estado de los culitos de los niños. Cuantas más llagas hay en esos culitos por causa de los castigos, más se convierte a Dios en algo lejano y hostil.

-Bueno, pero haría falta creer en Dios para estar de acuerdo con esa idea -apuntó Julio-. Huxley era demasiado místico para mi gusto. Pero esa idea se puede expresar de otra forma: que el aceptar el cuerpo y el placer va unido a la aceptación de nuestra conexión con el mundo y con los demás. El sexo y el placer forman un continuo con el amor y la felicidad. Al margen de todo eso, pegarles a los niños es una salvajada injustificable. Lo único que se consigue con eso es enseñarles que la violencia es una forma adecuada de resolver los problemas, que el poder se basa en la fuerza y no en la razón y en el mutuo acuerdo.

-Sí, así es la sociedad donde nos ha tocado vivir: una sociedad basada en la violencia -dijo Cecilia sentenciosamente-. Y encima nos llamarán pervertidos por practicar el sadomasoquismo, cuando es la misma sociedad la que está enferma porque sigue tolerando torturas, guerras y represión de todo tipo.

-¡Estupendo! Así que voy a arreglar el mundo dándote azotes -se burló Julio.

-Pues un poco sí, ¿no? Al menos, me vas arreglando a mí, que falta me hace.

4 comentarios:

  1. Leí atentamente tu texto, a lo que diré:

    1.- El sadomasoquista no es sadomasoquista por querer "exorcizar el miedo y la vergüenza" que se sufre. Esta es una suposición simplista y que, esencialmente, este diálogo no forma ni formaría parte de una real reflexión de personas que realmente lo practican. El sm no es una consecuencia de algo, un efecto de una causa, una conclusión ante los hechos.

    2.- "Dar azotes: me atas, me sometes, me follas a lo bestia " eso es simplemente sexo duro, no sadomasoquismo. Quién lo practique en la vida real y no sea parte de sus poéticas ensoñaciones rosa, estaría de acuerdo conmigo.

    3.- "Conjurar los tormentos que nos hacían sufrir de niños" Un sadomasoquista no es un ser humano dañado ni traumado de la niñez, posee una naturaleza -y al decir naturaleza-, hablo de un "estado natural", no consecuencia de un drama infantil. El sm es más simple de lo que se plantea en el texto, es NATURALEZA.

    4.- "Hemos interiorizado la represión sexual con la que nos han estado machacando toda la vida. " El sadomasoquista no es un ser reprimido ni traumatizado, los que si lo son serían quienes tienen un imaginario desviado de lo que implica el sm.

    5.- "Rodeamos el sexo de actos de dolor y de castigo para expiar esa culpa." Lo que menos siente el sadomasoquista es culpa, ya que su opción es natural y la expresa no como una vida oculta sino como parte de su persona, un aspecto de su naturaleza.

    6.- Si deseas una aproximación mas docta para citar, tienes a Foucault que fue un real exponente del sadomasoquismo, y sus libros que son realmente material de referencia obligado.

    7.- El texto que presentó tiene serios problemas de contenido investigativo, de fondo y forma.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que alguien haya comentado por fin sobre este corto fragmento de mi novela "Juegos de amor y dolor". Paso a responder a tus objeciones punto por punto:

    1. Todo en este mundo tiene su causa, no veo por qué el sadomasoquismo va a ser una excepción. Si te refieres a que el SM es innato, es decir, que tiene una causa genética, no existe ninguna evidencia de ello. Al contrario, vemos que en familias extensas (por ejemplo, la mía) sólo uno de los hermanos es dado al SM. Lo que apunto con ese comentario es que el SM puede servir como catarsis para procesar emociones negativas como el miedo, la culpa y la vergüenza.

    2. Ese es el problema con sacar las cosas de contexto. La escena que precede a ese diálogo en la novela entre Julio y Cecilia es de SM, y bastante dura, por cierto.

    3. Creo que te refieres a la idea, muy manida en la comunidad BDSM, de que "el BDSM no proviene de un trauma". Esta idea parece ser una reacción a los que quieren presentar el BDSM como una enfermedad. Si bien es verdad que muchos de los que practicamos el BDSM no hemos pasado por traumas graves en la vida, otros sí lo han hecho. No se puede generalizar en un sentido ni en otro. Pero no es a eso a lo que me refiero, sino a que el sadomasoquismo consiste en jugar con actos (azotes, humillación, castigos) que se usan normalmente para reprimir. Tiene sentido, por lo tanto, pensar que el SM consiste en dar un valor positivo y lúdico a esos actos y, con ello, transformar su significado psicológico.

    4. Yo creo que todos, en mayor o menor medida, hemos sido reprimidos y traumatizados por esta sociedad ,que tiene una actitud tan contradictoria y conflictiva hacia el sexo. No estoy hablando de traumas graves, sino de un cúmulo de hábitos emocionales negativos que es necesario comprender y superar.

    5. No me refiero que el sadomasoquista se sienta culpable por serlo, sino que el SM es una forma de externalizar la culpa y la vergüenza que acumulamos a través de la vida, para hacer catarsis (limpieza) de las mismas.

    6. ¿Michel Foucault es el gran experto en SM? Desde luego, no está considerado así en la comunidad BDSM. Los libros de referencia suelen ir a la práctica más que a la filosofía, por ejemplo los escritos por Jay Wiseman, Guy Baldwin, Carol Queen, Susie Bright, Dossie Easton y Janet Hardy. De todas formas, mi libro es una novela, no un tratado de filosofía.

    7. Supongo que no habrás leído mi trilogía “Voy a romperte en pedacitos” entera. Este no es más que un pequeño fragmento que refleja el estado de los personajes bastante al principio de su exploración del BDSM. Estamos en 1976 y Julio y Cecilia no tienen apenas referentes externos sobre el BDSM. Los tendrán más avanzado el relato, cuando Cecilia encuentre un hombre con experiencia en los círculos BDSM de Nueva York.

    Tampoco este fragmento de mi novela refleja todas mis ideas sobre BDSM. Si exploras un poco más este blog, o lees mis artículos en Cuadernos de BDSM, podrás formarte una idea más clara de mis opiniones y experiencia sobre el tema.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu respuesta, paso a aclarar algunos puntos a continuación.

    En ningún momento he dicho que el sm es genético, tampoco rescato el hecho de que estas prácticas o la inclinación a realizarlas tengan una explicación científica o medica. Si el sm sirve de catarsis para procesar emociones negativas, nos encontramos ante un verdadero peligro en el mundillo. Si un Dominante descarga su ira o sus traumas adquiridos en una sumisa, esto va contra el SSC, por lo cual ya no se trata de sm o bdsm, sino de maltrato.

    Si estoy de acuerdo contigo en el potencial transformador, pero no de lo negativo, sino de las mismas emociones humanas. El castigo no solo es un elemento ritualístico, es un vehículo que permite profundizar en la psiquis humana tanto de quien castiga como de aquél que es castigado.

    ResponderEliminar
  4. Creo que el encontrar las causas de SM puede ser importante por muchas razones. Por ejemplo, existe la creencia en mucha gente de la comunidad BDSM de que un dominante lo es por naturaleza, y que por ende alguien no puede decidir volverse dominante (o sumiso). Yo creo que esto no es verdad... pero la respuesta depende de cuáles son las causas que hacen que alguien sea espontáneamente dominante o sumiso.

    En cuanto a la catarsis, suelo pensar que la hace fundamentalmente la sumisa. Estoy de acuerdo en que es peligroso que el Dominante entre en estados de ira en una sesión. De hecho, mis últimos artículos (Cuando el dragón se despierta y Mujeres cabreadas) hablan sobre los efectos nocivos de la ira. Pero el Dominante puede expresar, de forma controlada, otro tipo de emociones y agresividad.

    Yo creo que una parte importante de la transformación consiste en convertir emociones negativas en positivas. También está el descubrimiento de emociones negativas escondidas durante años. En definitiva, es lo que tú dices: profundizar en la psique humana... pero nunca sabes lo que vas a encontrar.

    ResponderEliminar